Widget Image
PRODUCTOS PREMIUM
Por semana actualizamos nuestro catálogo de productos en tendencia.
SUSCRÍBETE A MISION INDIGO

    d

    d

      El iNDIGO

      Si hubiera que elegir una sola característica que hace que un jean sea realmente un jean, ésta sería el índigo. Como el agua y el aceite, el índigo y el algodón no se adhieren naturalmente. No es hasta que se suman algunos aditivos al baño de teñido que estos dos logran unirse, pero lo logran de una forma muy frágil, ya que con la más mínima fricción ambos vuelven a separarse, generando así la increíble habilidad de desgastes que tiene el denim.

      El índigo es uno de los tintes más antiguos que aún se siguen utilizando. El origen etimológico viene del latín “indicus” que significa proveniente de la India. El tinte es extraído mediante la fermentación de las hojas de una gran variedad de plantas. De entre todas las especies portadoras del índigo, la familia de plantas más importante y la cual además se conoce vulgarmente como “planta de índigo” es la Indigofera tinctoria. Originaria de la India, las variedades Indigoferas contienen las concentraciones más altas de índigo.

      En la segunda mitad del siglo XIX, el alemán Adolf von Baeyer descubrió lo que sería el primer índigo sintético. Junto con la empresa alemana Badische Anilin & Soda-Fabrik (BASF) pasó las siguientes tres décadas mejorando la fórmula, hasta que en 1897 se lanzó con como “Indigo Pure” (pronunciado en inglés). En pocos años el índigo sintético inundó el mercado. Para 1914, el 95% de la producción de índigo natural ya había desaparecido. Hoy en día, el índigo sintético sigue dominando el mercado.

      Métodos para teñir Denim

      Hay dos métodos para teñir denim que aún perduran: (1) teñido por urdiembre y (2) teñido de sogas.

      El teñido de sogas (rope dye en inglés) fue inventado en 1915. Para ello se agrupan entre 380 a 420 hilos de urdiembre formando una especie de sogas. Las sogas son luego sumergidas en las tinas de índigo por unos 30 a 60 segundos seguidos de 60 a 180 segundos de oxidación. Luego de los baños en índigo el exceso de tinte se enjuaga en agua y se le adiciona un suavizante. Por último, los hilos de las sogas se vuelven a separar para pasar por un último paso de engomado que las protege contra el rozamiento excesivo en el tejido.

      El teñido por urdiembre (slasher dye en inglés) fue introducido en los 70s. Es muy parecido al teñido de sogas con la diferencia que todo el hilo requerido para un carrete de tejido es teñido, presionado y oxidado al mismo tiempo en un proceso continuo gracias a la maquinaría que permite unir todos estos pasos. Esto significa menores costos en mano de obra. Asimismo, los hilados sólo necesitan sumergirse en los baños por unos 10 a 15 segundos y oxidarse por unos 30 a 60 segundos. Fuera de estos detalles, el resto del proceso es muy similar.

      No todo el denim es teñido sólo con índigo. Para optimizar la producción, en los 70s se empezó a utilizar el azufre. Esto le da a los productores de denim tres formas de teñir: 100% índigo, un mix índigo/azufre o 100% azufre. El teñido con 100% azufre se utiliza para teñir los negros y el denim de color.

      Hoy en día, prácticamente todos los jeans son teñidos con índigo sintético. La principal diferencia entre el índigo sintético y el natural son las variaciones de color y tono, las cuales influencian el desgaste así como también el precio. Los jeans teñidos con índigo natural tienen mayores diferencias de color, un distintivo tono verde, se desgastan más lentamente y usualmente son más costosos. Los jeans teñidos con índigo sintético tienen un color más uniforme, un tono rojizo (por lo menos cuando no es mezclado con azufre), se desgasta más rápido generando mayores contrastes y es más económico. Las diferencias están expuestas. Ya es cuestión de cada uno que tan lejos quiere llegar y que tanta autenticidad en sus jeans está buscando.