Widget Image
PRODUCTOS PREMIUM
Por semana actualizamos nuestro catálogo de productos en tendencia.
SUSCRÍBETE A MISION INDIGO

    d

    d

      El Tejido

      El tejido es el momento en el que el algodón se convierte finalmente en denim. Para muchos es también la parte del proceso más debatida en el mundo de los jeans. ¿A qué se debe? Bueno, eso lo iremos aclarando a lo largo del texto, pero antes de empezar me gustaría dejar en claro que tipo de tejido es el denim.

      El denim es un tejido plano. En pocas palabras este tipo de tejido es el resultado de entrelazar dos hilos propuestos en ángulo recto uno del otro. Así pues, el hilo que corre longitudinalmente el telar (es decir a lo largo) se llama urdiembre y el hilo que cruza el telar (es decir a lo ancho) se llama trama.

      Técnicamente hablando el tejido de denim es un twill tejido con una construcción de 3×1, donde el hilado de urdiembre es teñido de indigo y el hilado de trama es usado sin teñir. Si bien este es el tipo de construcción más clásica, el denim también puede ser sobre-teñido (bull-denim), o utilizar ambos hilados teñidos (double blue o double black), o utilizar diferentes tramas de tejido como 2×1, entre otros.

      Un poco de historia del tejido

      La historia del tejido se inicia hace más de 12,000 años con los primeros telares encontrados en la Era de Piedra. Para nuestro interés no voy a contar detalles desde esa época. Simplemente es importante saber que hasta finales del Siglo XVIII, con la introducción de los primeros telares eléctricos, todos los telares eran operados a mano y que la tela sólo se podía tejer al ancho de los brazos del operario.

       

      Fue en 1784 que el inglés Edmund Cartwright diseño el primer telar eléctrico.  A pesar de que Cartwright fue el primero, su telar eléctrico no tuvo éxito económico. Su diseño fue mejorado por varios, pero no fue hasta 1894 que el tejido cambio para siempre cuando John Henry Northrop, junto a la Draper Corporation, introdujeron al mercado el primer telar completamente automático. Llamado “Telar Northrop” en honor a su creador, este sí fue un verdadero suceso comercial y fue el producto estrella que llevó a la Draper Corporation a establecerse como la líder en fabricación de telares en Norteamérica.

      Cuando los Telares de Lanzadera dominaban el Denim

      En la actualidad uno podría pensar que los telares de lanzadera eran máquinas muy básicas y sencillas, sin embargo, los telares automáticos como la Draper Modelo-E o el Modelo-K, ya eran máquinas sumamente complejas e innovadoras para su tiempo. Si bien a través de los años Draper desarrollo infinidad de modelos, los más famosos fueron aquellos de la serie X, especialmente los modelos X2 y X3. Fue con estos dos modelos que Cone Denim operaba cuando producían el selvedge para los Levi´s 501s y otras marcas de jeans de la época. El primer modelo de la serie X fue introducido en 1930 y su principal ventaja era que podía tejer un 20% más rápido que su antecesor. Por su lado, el modelo X3, introducido en los 60s, ya podía tejer tanto con hilado de anillos como con hilado “open-end”. De hecho, este fue el telar con el que Cone tejió los primeros Levi´s 501s de hilado “open-end” en los años 70s.

      El Principio del Final del Selvedge Denim

      Mientras tanto, en el viejo continente, el alemán Rudolf Rossman construía el primer “telar de proyectiles” (sin lanzadera) en el mundo.  Tres años más tarde, en 1933, la compañía Sulzer de Suiza invertiría en el proyecto asegurando los derechos exclusivos de la nueva tecnología.

      Este nuevo telar reemplaza la lanzadera con un pequeño proyectil de metal muy parecido a una bala. Es así que el hilado de la trama se aferra al proyectil a la vez que este es disparado de un lado al otro, donde otro proyectil está esperando para ser disparado transportando un nuevo hilo de trama. Y así, cada hilo de trama que pasa es cortado al final de su recorrido. Es por ello que en los bordes de un telar de proyectiles los hilos están expuestos y sin terminar.

      Asimismo, la nueva tecnología incrementa la velocidad de tejido. Pasa de un promedio de 150 pasadas por minuto en un telar de lanzadera a un promedio de 400-600 pasadas por minuto. Otra mejora importante es el incremento del ancho del marco de tejido, permitiendo fabricar anchos de tela mayores y por ende otro aumento en la productividad.

      Después de acabada la guerra, Sulzer decide ingresar al mercado Norteamericano. Para ello, licencia su tecnología a un fabricante de herramientas llamado Warner & Swasey, luego de que Draper Corporation, orgullosa, se negara. En vez, Draper lanza al mercado su primer telar de proyectiles, el modelo DSL. Para esto, Sulzer ya había empezado a importar sus telares directamente luego de que el acuerdo con Warner & Swasey no funcionara. Mientras tanto, la gerencia de Draper se mantuvo despreocupada frente al nuevo competidor.

      Si bien los primeros 10 años de Sulzer en Norteamérica las ventas entre la Draper DSL y la Sulzer iban a la par, cambios posteriores en la economía mundial y la continua evolución de telares por parte de Sulzer (que ahora ya eran 300% más eficientes) terminaron por acabar con la histórica Draper Corporation quien quebró a principios de los años 70s.

      Las diferencias entre el Selvedge y el Denim Común

      Entonces, ¿Por qué es tan discutido el tema del tejido en el mundo de los jeans? La razón principal es probablemente porque te importe saber si tus jeans son selvedge o no. Y ¿Por qué sería importante saber si tus jeans son selvedge? Por la simple razón que esta característica se ha convertido en un indicador de calidad y alto valor percibido.

      Luego del resurgimiento del selvedge a principios del siglo XXI se han hecho grandes esfuerzos por parte de muchas marcas para promocionar al selvedge como la manera original de hacer denim y es vendido como un producto premium y de mayor calidad. Sin embargo, las cosas no son así de simples, mientras que el primer argumento es verdad, el segundo es una simplificación de la verdad.

      Desde la perspectiva de la calidad, el selvedge denim no es por defecto mejor que su contraparte más moderna. Tampoco es necesariamente más durable, ya que esto dependerá del tipo de uso y la forma y frecuencia de lavado.

      Por ello, si eliminamos todo el marketing, storytelling y demás argumentos de ventas ¿Cuál es la verdadera diferencia entre ambos denims? ¿Por qué generalmente el selvedge se ve, se siente y se desgasta mejor? Alberto Candiani, cuarta generación de fabricantes de denim en Italia, lo resume con una sola palabra: tensión.

      El suave ir y venir de las lanzaderas son las que crean la diferencia en el look y la suavidad al tacto, así como también esas imperfecciones y desigualdades únicas de este tejido.

      Bueno, eso, y definitivamente está el otro detalle. Debido a que tejer selvedge es un proceso más lento y elaborado, los fabricantes se preocupan mucho más en cada detalle. Así es como siempre buscan utilizar el mejor algodón, el mejor hilado (anillos obviamente) y hacer los mejores teñidos, para garantizar que todo el esfuerzo y tiempo invertido con los telares de lanzadera sean aprovechados al máximo y den el mejor resultado posible.

      En conclusión, sí es verdad: el selvedge se ve, se siente y definitivamente se desgasta mejor.